Manual urgente del escándalo político

Las exclusivas de medios de comunicación sobre el pasado o el presente de nuestros representantes públicos a menudo sacan a la luz corruptelas, comportamientos poco éticos o simples contradicciones que pueden acabar con una trayectoria política aparentemente intachable.

Casos como el de José Manuel Soria demuestran que el seguimiento de una información se multiplica a gran velocidad a medida que se difunden más detalles del escándalo. Para ello, sugerimos unos consejos que pueden ayudar a afrontar este tipo de situaciones.

  1. Antes de empezar a desempeñar una responsabilidad, analiza seriamente tus debilidades y motivos de controversia que podrían perjudicarte. Compártelo con tu equipo.
  2. Cuando el problema estalle, no te escondas en tu caparazón ni desprecies sus consecuencias. Explícate.
  3. Diseña una estrategia de comunicación, reúne toda la información necesaria, estudia si puede afectar a alguien más, articula tus mensajes, no dejes nada al azar. Prepárate para lo que puede venir.
  4. Coordina tus mensajes con el equipo del que formas parte. Todos deben contar con toda la información para ir en la misma dirección.
  5. Comparece sin esconder detalles, si hay contradicciones o medias verdades, tarde o temprano saldrán a flote. Procura ser transparente desde el principio. La hemeroteca puede acabar contigo en una sola frase.
  6. Envía mensajes claros y nítidos, justifica tu postura, a la hora de responder aléjate de expresiones tibias como “información inexacta”, pueden delatar fisuras.
  7. No te envuelvas en conspiraciones anónimas, es el primer paso hacia el victimismo que puede enterrar tu credibilidad. Ir a la defensiva no funciona.
  8. No te compares con nadie, no caigas en el “y tú más”. Evita hablar de “causas generales” y céntrate en el contenido de la información.
  9. Sé coherente con los principios que defiendes, no vale decir una cosa y la contraria si no hay explicación. En algún momento tus propios compañeros te sacarán los colores.
  10. Lo más importante: asume tu responsabilidad. Si tus actos no son compatibles con el cargo que ocupas, lo mejor es plantearse si lo adecuado es seguir adelante o dar un paso atrás.
Esta entrada fue publicada en la categoría Comunicación, Comunicación Política, Política.

Navegación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2016 - Todos los derechos reservados. Diseño JYG Diseño Web (jesusyesares.com)