Un mensaje para tiempos inciertos

La principal novedad del Mensaje de Navidad que ofreció el Rey Felipe VI fue el cambio de ubicación, del tradicional Palacio de la Zarzuela al Palacio Real. Esto hay que unirlo con su principal mensaje, la historia común de España y los retos del futuro, ya que es donde “la Corona celebra actos de Estado en los que queremos expresar la grandeza de España”. Con la frase “este Palacio es de todos los españoles”, sorprendió a los espectadores y que fue comentada en las redes sociales.

Tras pasar de largo por el belén montado en un salón adyacente, un árbol de navidad al fondo, pasó al Salón del Trono, donde esperaba el monarca, con un montaje más sencillo que de costumbre, tan sólo él y una silla, contrastando con el barroquismo de la decoración de esta sala, para dirigirse por segunda vez a los españoles en estas fechas.

Entre las 1.686 palabras que utilizó durante su mensaje navideño, las más comunes hicieron alusión a ‘nuestro’ y ‘nuestra’. Como se ve en la nube de palabras, después de eliminar preposiciones, artículos y otras palabras que no aportaban valor, lo que se ve es que en el relato el plural estaba muy presente. ‘Todos’ fue muy repetida, seguida por ‘España’ y ‘españoles’.

Análisis del Mensaje del Rey con Worditout

El monarca quiso dejar clara la historia en común, la lengua, la cultura, poner en valor la diversidad, las diferentes sensibilidades, los mismos valores constitucionales. De los 13 minutos que duró su alocución, este tema supuso los primeros 8 minutos, es decir, más del 60% del total.

Los resultados de las elecciones generales celebradas el 20-D, apenas 4 días antes de que se emitiera este mensaje, estuvieron muy presentes. Por ello, abogó por el espíritu de reconciliación, el camino del entendimiento, la convivencia y la concordia en democracia y libertad. También hizo una recomendación a los que se plantean la ruptura de la Ley o la imposición de una idea sobre la voluntad de los demás, algo que, en su opinión, “solo nos ha conducido en nuestra historia a la decadencia” por lo que “es un error que no debemos volver a cometer”.

Los últimos cinco minutos de su Mensaje de Navidad los dedicó a la situación económica y a Europa y la comunidad internacional, para finalizar volviendo al principio, a seguir escribiendo la historia. “contando con todos”, teniendo fe, sin rendirse ante las dificultades, por el camino del entendimiento y del espíritu de unión.

Las lenguas oficiales, como era de esperar, aparecieron al final, al desear Feliz Navidad, primero en castellano, después en euskera, seguido por catalán y terminando por el gallego. Instantáneas de la Familia Real pusieron punto final a este Mensaje de Navidad anual.

Esta entrada fue publicada en la categoría Comunicación, Comunicación Política, Discursos, Oratoria y etiquetada con , , , .

Navegación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2016 - Todos los derechos reservados. Diseño JYG Diseño Web (jesusyesares.com)